divendres, 3 de juliol de 2015

A RAJOY LE SOBRA DINERO O LE FALTAN VOTOS


No ha sido una sorpresa, más bien es la crónica de una estafa política anunciada. La de Rajoy intentando repescar votos a cualquier precio.

Uno de los últimos conejos que se ha sacado de la chistera es el anuncio de que anticipa la “reducción” en las deducciones a cuenta de los pagos del IRPF a Julio de este año.

Veamos en que contexto se produce este anuncio. Las finanzas del Estado y las administraciones públicas distan mucho de tener buena salud.

A pesar de las curas de caballo vía recortes de gasto, fundamentalmente social, el déficit público del 2014 ha sido del 5,85% del PIB, el segundo más elevado de toda la Unión Europea, solo detrás de Chipre, según Eurostat. Y las previsiones de cierre del 2015 no son más halagüeñas.

España continua teniendo un problema grave de equilibrio presupuestario. Y no por un exceso de gasto, que es un 5% del PIB menor que el de la media de la UE. Nuestro gran problema, como todo el mundo menos el PP reconoce, es el de un sistema fiscal raquítico, con unos ingresos fiscales el 8% por debajo de la media de la Unión Europea.

Esta situación tiene consecuencias graves en la vida de las personas y de las administraciones públicas.

Por recordar solo algunas, el Gobierno del PP tiene bloqueada la revisión de la financiación autonómica, que debía haber entrado en vigor el 1 de enero del 2014 por, según sus propias palabras, la debilidad de su situación presupuestaria.

Esta asfixia de las CCAA y también de las Administraciones locales está afectando gravemente a la cobertura de los derechos sociales básicos.

El 1 de Julio del 2015 ha entrado en vigor la cobertura pública de las personas dependientes de grado 1 que se calcula ascienden a 320.000 personas. Pero estas personas que tienen reconocido un derecho no lo van a poder ejercer por falta de recursos. Como tampoco pueden hacerlo efectivo las 148.000 personas con un grado de dependencia del 2 y 3, los más graves, que aún no reciben prestación alguna para atender su dependencia. En resumen, 470.000 personas dependiente que tienen reconocido un derecho y no lo pueden ejercer por falta de recursos. 

Hoy 2 de Julio se han hecho públicos los datos de paro registrado y entre ellos, los de parados que perciben prestaciones

Se confirma que la tasa de cobertura, o sea la proporción de parados que perciben alguna prestación, continúan cayendo. Solo el 54,65 % de las personas desempleadas perciben prestación, un 5,6% menos que hace un año. 2 millones de personas paradas no cobran prestación alguna. 

Y cada vez el gasto por persona parada se va reduciendo más. En mayo del 2015 el gasto medio por parado es de 772,5 euros, un 6,3% que hace un año. 

La caída del gasto en desempleo ha sido en un año del 19% menos. Eso sucede mientras 
2 millones de parados no cobran prestación, y de los que la cobran la mayoria solo perciben el subsidio asistencial de 426€.


La lista de necesidades sociales sin cubrir por falta de recursos fiscales es larguísima. Y en este contexto, el Sr Rajoy se marca un anuncio electoral de reducción de las deducciones a cuenta en el IRPF. 

Sin entrar en otras consideraciones en relación a cual va a ser al final la reducción real del IRPF, una vez liquidado el impuesto en la primavera del 2016, es un buen momento para recordar algunas cosas que afectan a la insuficiencia, inequidad e insuficiencia de nuestro sistema fiscal. 

Es cierto que las rentas del trabajo asalariado soportan un gran esfuerzo fiscal, sobre todo porque los otros factores no lo hacen. Continúa existiendo una doble escala del IRPF en función de si son rentas del trabajo o rentas del capital, que tributan en un porcentaje menor. 

Continua existiendo un peso muy importante de los impuestos indirectos, especialmente el IVA que son profundamente inequitativos. 

El tipo real, el tipo efectivo, del impuesto de sociedades está muy por debajo del tipo legal y sobre todo de la media que pagan los asalariados por IRPF. 

La grandes corporaciones hacen elusión fiscal hasta bajar sus tipos efectivos a la mínima expresión y la última “reformita” fiscal de Montoro no lo ha resuelto, porque mantiene varias vías de elusión a través de la doble imposición. 

Las SICAVS continúan siendo una fuente de fraude porque a través suyo algunas grandes fortunas camuflan sus patrimonios. 

Y en general el fraude, la elusión y la evasión fiscal es uno de los deportes nacionales de nuestras élites. 

En este contexto, solo tiene sentido reducir la deducción a cuenta del IRPF si va acompañada de otras medidas que permitan aumentar a recaudación y con ello hacer frente a las muchas necesidades sociales que están sin cubrir. 

Por supuesto Rajoy y su equipo han preferido atender a sus necesidades electorales antes que a las necesidades de los dependientes sin atención y los parados sin protección. Cuestión de prioridades.  

1 comentari:

ejenenacar ha dit...

de sobra son conocidas las prioridades del PP y por ende las de la ciudadanía; por ello, los que somos algo cortos no logramos entender cómo a veces parece como si confluyesen.

Publica un comentari a l'entrada