dissabte, 27 de setembre de 2014

PUJOL: UNA COMPAREIXENÇA QUE EXPLICA MOLT.

Com era d’esperar, Jordi Pujol en la seva compareixença al Parlament de Catalunya no va explicar res que no estigués en la seva declaració  inicial d’autoinculpació com evasor i defraudador fiscal i es va negar a respondre a les preguntes dels representants de la ciutadania de Catalunya.

En canvi la compareixença va servir per explicar moltes coses i per ajudar a entendre que ha passat a Catalunya en aquestes quatre dècades i el que continua passant.

D’entrada Pujol, en afirmar que ell no és un corrupte, va confirmar el que ens temíem, el sentit lax que té del que és corrupció. Una tolerància ètica que comparteix amb bona part de l’elit econòmica i política del país – sigui aquest España o Catalunya).  Ens podrà dir que un evasor i defraudador fiscal no és un corrupte, però és evident que el seu comportament és legal i èticament reprovable, especialment quan es tracta del que ha estat més de 20 anys President de la Generalitat.

No tenim – de moment- cap evidencia per afirmar que Pujol s’hagi enriquit personalment, aprofitant la seva condició de President de la Generalitat. Però Pujol va perdre ahir l’oportunitat d’explicar que tampoc ha afavorit els negocis del seu entorn familiar més proper. No ho va fer, va fugir d’estudi. I això que les preguntes dels parlamentaris li varen oferir la possibilitat de desmentir-ho i explicar-se. A aquestes alçades  l’actitud de Pujol no pot ser acceptada per la societat catalana. Especialment perquè existeixen tot tipus d’evidències de que una part de la seva família i del seu entorn es va beneficiar del seu càrrec de President. Entre d’altres coses perquè durant anys alguns dels seus membres han estat obscenament exhibint aquest comportament i una sensació  d’impunitat.

Tres moments de la compareixença serveixen per entendre què ha passat a Catalunya durant aquestes dècades, perquè ha passat i perquè continuen passant.

El primer, l’esclat d’indignació de Pujol i l’esbroncada als representants de la ciutadania. Es tracta de la repetició d’una escena que hem viscut durant molts anys. Pujol situant-se per sobre de tothom, fins i tot del Parlamentaris, no admeten que ningú li pregunti sobre coses incomodes. Ahir Pujol va fer el de sempre, el que ens tenia acostumats durant dècades, considerar que ell no ha de donar explicacions a ningú, que esta moralment per sobre de tothom i que no està sotmès a cap control ni poder. La única diferencia es que, fos per sobreactuació o per desentrenament o perquè la seva confessió l’afeblit, ahir es va fer molt evident. Però insisteixo, Pujol no va fer en la seva compareixença res que no hagi fet  durant dècades amb la complicitat d’una bona part de la societat catalana.

I aquest es el segon factor rellevant de la seva compareixença. Quan, encarant-se als parlamentaris els hi diu que de ser veritat el que li estan preguntant o imputant, voldria dir que el que ha estat empastifada durant dècades es tota la política catalana.  
Amb aquest contraatac Pujol toca ós. I ens obliga a preguntar-nos que ha passat perquè, el que ara ens sembla escandalós, es produís durant dècades amb moltes connivències i silencis. No és cert que tota l societat estigués callada durant tres dècades. Tenim dades i exemples de dirigents polítics, socials i periodistes que ho varen denunciar, però varen ser els menys i varen ser silenciats amb la mateixa tècnica que ahir va utilitzar Pujol. I a més varen ser condemnats a la condició de mal catalans.

A Catalunya no ha passat res que no hagi passat a Madrid, País Valencià, Balears o Andalusia. Un poder, sense contrapesos ni controls democràtics , exercit durant molts anys, tendeix inexorablement a l’abús i a la impunitat.

Perquè això passi, calen moltes connivències, de la política i dels mitjans de comunicació, però també de bona part de la societat. Només així es pot entendre actituds prepotents com la del President Camps a Valencia, quan, en guanyar de nou les eleccions amb majoria absoluta després de ser imputat, s’atreveix a dir que el poble valencià ja l’absolt. Algun dia haurem de reflexionar amb profunditat sobre el paper de la  ciutadania en la extensió de lacra de la corrupció.

Al meu entendre hi ha un factor que fa del cas Pujol, que es el cas Catalunya, una realitat ètica i democràticament més preocupant.  Una bona part d’aquests comportaments han estat defensats, justificats, tapats, en nom dels interessos del poble de Catalunya. I ha existit i continua existint en una part de la societat catalana un sentiment de poble elegit. Malauradament ho confirmen algunes reaccions significatives que s’han produït després de l’autoinculpació de Pujol.

Des de sectors socials i mediàtics de Catalunya s’ha posat l’accent alhora d’explicar l’aparició de l’escàndol Pujol en la voluntat de l’Estat Espanyol d‘erosionar el procés de la consulta. No disposo d’elements per saber quins han estat els factors desencadenants, però òbviament no descarto que els aparells de l’estat hagin contribuït a la seva difusió. I es bastant evident que la caverna ho esta aprofitant de manera descarada. En tot cas em sembla un element perifèric, que no pot servir per desviar l’atenció del tema central, que no es un altre que Pujol i la seva família han estat, al menys,  uns evasors i defraudadors  fiscals.

Una cosa es que defensem el procés la consulta davant de les fatxendes intencions de contaminar-lo amb l’afer Pujol.  I l’altra, molt diferent, es que s’utilitzi això per desviar l’atenció de les responsabilitats de Pujol i dels que l’han emparat. Fer-ho comporta el risc que continuï passant.

En tot cas, el més greu al meu entendre han estat les explicacions molt freqüents en alguns entorns per les quals l’afer Pujol es fruit d’un virus espanyol, que ha arribat a Catalunya a través del model autonòmic i de la contaminació espanyola de Catalunya. Per a continuació dir que això justifica encara més la necessitat d’una Catalunya independent, on aquestes coses no passarien. Més enllà del caràcter pueril d’aquestes reflexions, posa de manifest el risc de caure en el síndrome de poble elegit que explica molt bé Jorge Drexler en la seva milonga del “Moro Judío”.
 El tercer factor significatiu de la compareixença és el tractament  dels informatius de TV3. Reconec que pot ser una visió subjectiva, però m’ha semblat veure un intent de destacar les intervencions de la portaveu del PP i les de l’Albert Rivera. I qualsevol que hagi seguit la compareixença podrà comprovar que les intervencions amb més contingut, les que feien les preguntes punyents, les que situaven en una posició delicada a Pujol eren unes altres.  Però una vegada més per l’imaginari del conflicte català és útil destacar els factors més “cutres” de l’atac a Catalunya, perdó volia dir a Jordi Pujol. 

En resum, no comparteixo la idea que la compareixença d’ahir de Jordi Pujol no va tenir cap utilitat. Sens dubte, no va servir perquè Pujol dones explicacions a la ciutadania de Catalunya, responent a les preguntes que li varen fer els portaveus parlamentaris.

Però al meu entendre sí ha servit per explicar que ha passat a Catalunya durant quatre dècades,  perquè ha passat i com correm el risc que continuï passant, sigui quin sigui el resultat del procés de la consulta i la forma d’organitzar-nos políticament que decidim lliurement els catalans.

Ara només cal que com a societat vulguem aprendre d’aquestes lliçons o que decidim mirar cap a un altre costat.


dimarts, 23 de setembre de 2014

RAJOY Y LA SOBERANIA POPULAR


El verano se ha cerrado con las lecciones democráticas del referéndum escocés y el otoño comienza con el viaje de Rajoy a China, con el telón de fondo de la consulta del 9N en Cataluña.

En apariencia se trata de hechos que no tienen relación política entre si, salvo que se considere política a los movimientos tacticistas que según las elucubraciones político-mediáticas publicadas vamos a vivir durante el viaje a China de Rajoy en relación a la consulta del 9N.

Pero como siempre las apariencias engañan y un potente hilo conductor recorre estos acontecimientos. Me refiero al debate sobre la soberanía popular y a la concepción utilitarista que de ella tiene Rajoy.

La soberanía popular, única e indivisible, que según Rajoy reside solo en el cuerpo electoral español, es el argumento que más veces se ha utilizado para rechazar las sucesivas propuestas realizadas para posibilitar el derecho a decidir de la ciudadanía de Catalunya.

Mientras Rajoy hace de pared de frontón, devolviendo mecánicamente todas las propuestas que le llegan desde Catalunya y España, el referéndum en Escocia demuestra que si se quiere se puede ofrecer una salida democrática a lo que es un conflicto político. Como antes ya lo hizo Canadá con la Ley de Claridad que incluso establece las condiciones en que se puede producir la secesión de Quebec.

Hasta aquí nada que no se haya dicho mil veces, pero el viaje de Rajoy a China nos ofrece otra mirada mas profunda. La visita se viste de embajada comercial para impulsar las relaciones entre España y China. Pero el acto mas importante del viaje va a ser la ceremonia ritual por la que Rajoy ofrecerá a los mandarines chinos la cabeza de la soberanía popular española.

No olvidemos que el Estado Chino suspendió una visita anterior, exigiendo que terminaran los procesos de Justicia Universal que se estaban tramitando en España contra los crímenes perpetrados en Tibet. Y Rajoy ha cumplido escrupulosamente las exigencias de los dirigentes chinos, derogando la Ley de Justicia Universal.

Se trata de uno de los actos más vergonzantes del Gobierno español, que no presentó la reforma legal como Proyecto de Ley para evitar los dictámenes preceptivos y utilizó una Proposición de Ley del PP, tramitada por el procedimiento de urgencia e impuesta por su mayoría absolutista en pocos días.

No es el primer caso en que la soberanía del pueblo español se somete a intereses superiores. Sucedió con la reforma del artículo 135 de la Constitución pactada por PSOE y PP en la anterior legislatura. Se repitió con la imposición en Julio del 2012 del Memorándum por el que España se comprometía a recortes y contrareformas sociales a cambio de recibir ayuda para salvar al sector financiero, eso sí con los impuestos de los mismos ciudadanos a los que se imponía un duro ajuste de salarios y derechos.

Para Rajoy y desgraciadamente no solo para él, la soberanía popular no se puede compartir entre los ciudadanos que constituyen las naciones que forman el Estado español - por cierto, que envidia produce escuchar a Cameron hablar con naturalidad de las 4 naciones que forman el Reino Unido-. En cambio no tiene problema alguno para someterla a los dictados de los mercados de capitales u ofrecerla como sacrificio a los dirigentes chinos.

Lo único que falta por saber del viaje es si, a cambio de la derogación de la Ley de Justicia Universal y el archivo de los procesos por los crímenes en Tibet, Rajoy recibirá consejos de los mandarines chinos sobre como se construye una sociedad de capitalismo salvaje sin democracia.

dimarts, 16 de setembre de 2014

RENTA MÍNIMA Y FISCALIDAD


La crisis económica y sobre toda las injustas medidas de austeridad impuestas por los gobiernos han dejado un panorama social desolador. Incremento de la pobreza, incluso de la pobreza extrema, con un aumento espectacular de la desigualdad social.

Una de las imágenes de este drama social es el de 3,5 millones de personas desempleadas de larga duración, de los cuales el 74% no cobran ningún tipo de prestación. Ello significa que más de 700.000 familias viven en hogares donde no hay ningún ingreso.

Y por si fuera poco, las actuaciones de los poderes públicos son dispersas y descoordinadas, al tiempo que generan grandes desigualdades entre la ciudadanía. Los Servicios Públicos de Empleo tienen establecidos hasta 5 modalidades distintas de subsidio asistencial que además dejan desprotegidos a muchas personas desempleadas. Y algunas CCAA – no todas- han establecido a lo largo de dos décadas algún tipo de prestación de la categoría de las rentas de inserción. Se trata de prestaciones con regulaciones distintas, con niveles de cobertura diversos que están provocando una gran desigualdad entre las personas desempleadas.

En este contexto el Gobierno anuncia un “ahorro” en el gasto de desempleo de unos 5.000 millones de euros en el 2014. Una reducción del gasto que no obedece a un menor desempleo sino a la caída de los niveles de protección provocada por los recortes en las prestaciones de desempleo impuestos por el Gobierno del PP, como contrapartida al rescate de la Banca. Y desgraciadamente esta situación apunta a peor, porque la llamada recuperación económica además de ser débil sólo genera empleo de mala calidad, con pocas cotizaciones sociales y por tanto poca o nula protección social.

Este panorama no tiene visos de cambiar a corto plazo y ello nos ha llevado al Grupo de la Izquierda Plural a presentar una iniciativa parlamentaria para la creación de una Renta Mínima Garantizada de Ciudadanía, que se discutirá esta semana en el Pleno del Congreso. Se trata de dar cumplimiento al mandato del artículo 41 de la CE que obliga a los poderes públicos a garantizar prestaciones de seguridad social ante situaciones de necesidad, especialmente en casos de desempleo.

Esta prestación la cobrarían los mayores de edad, desempleados de más de un año, que no tengan ingresos superiores al IPREM (532 euros al mes) y por una cuantía básica idéntica al IPREM, incrementada en función de las responsabilidades familiares o unidad de convivencia. Sustituiría a las actuales subsidios asistenciales y a los salarios sociales de las CCAA, debería ser financiada por el Estado y gestionada por las CCAA, en colaboración con los Ayuntamientos, para facilitar la coordinación con otras políticas de inserción social.

Esta es una propuesta justa socialmente y sostenible económicamente, máxime cuando el Estado anuncia un ahorro de 5.000 millones de euros en prestaciones de desempleo y esta a punto de aprobarse una Reforma Fiscal que, cuando esté plenamente desarrollada, va a suponer un reducción de ingresos fiscales que puede llegar a los 7.000 millones de euros anuales.  

Todo ello va a pasar esta semana en el Congreso de Diputados, mientras en el Parlament de Catalunya se celebra del debate de Política General.  Y permite explicar gráficamente la importancia que tiene la fiscalidad para las personas en situación de necesidad. Mientras los Gobiernos siempre dirigen su mirada hacia lo que llaman clases medias e intenta ganar sus votos con promesas de bajada de impuestos, una parte de la ciudadanía, la que más necesidades sociales tiene,  ve como se reducen los recursos públicos para satisfacer sus necesidades sociales.

Desgraciadamente para ellos, los gobernantes saben que las personas con más necesidades sociales son también las que más se desentienden de los procesos electorales.  Y si no votan, no son tenidos en cuenta por los Gobiernos en el momento de tomar decisiones.

Por eso, cuando se debata sobre la Reforma Fiscal del PP y su promesa de bajar impuestos, no deberíamos olvidarnos de aquellos sectores sociales que necesitan de la fiscalidad para tener una vida digna. A ellos va dirigida la propuesta de Renta Mínima Garantizada de Ciudadanía.

dijous, 4 de setembre de 2014

JUBILACIÓN ANTICIPADA

La acción conjunta de las personas afectadas, de CCOO y UGT y de los grupos parlamentarios de la oposición – déjenme decir que de manera destacada Izquierda Plural- ha obligado al Gobierno del PP a rectificar la barbaridad que suponía negar la jubilación anticipada a los 61 años a quienes, reuniendo todos los requisitos, habían suscrito un Convenio Especial.

Esperemos ver la concreción, pero de momento es una muy buena noticia para los afectados. En todo caso, que nadie caiga en la trampa de creer que se han resuelto todas las barbaridades provocadas por el Decreto Ley 5/2013.

La regulación impuesta por Decretazo es injusta con las personas mayores de 50 años, comporta graves agravios comparativos y es irracional.

Es injusta porque penaliza a las personas mayores que están en desempleo, que en muchos casos solo cobran el subsidio asistencial, que no tienen ninguna posibilidad ni expectativa de encontrar empleo y que ven como el Gobierno les cierra el paso a la Jubilación anticipada. Con el agravante que se trata, en la mayoría de los casos, de personas con 35 o 40 años de cotización, a las que se les limita el acceso a la jubilación y se les imponen importantes reducciones en su pensión futura que van a sufrir durante toda su vida de pensionistas.

La nueva normativa comporta graves agravios comparativos, en la medida que solo reconoce la jubilación anticipada a los 61 años a quienes han perdido su empleo por despidos colectivos, despidos objetivos, muerte, jubilación o invalidez del empresario o fuerza mayor. Incomprensiblemente se niega la jubilación anticipada a los 61 años a todos los que han perdido su empleo por otras causas no imputables al trabajador, como otras modalidades de despido, que no sea colectivo u objetivo, o por finalizaciones de contrato. Esta regulación castiga especialmente a los sectores más débiles, los contratados temporales y trabajadores de PYMES.

La nueva normativa es irracional
porque incentiva que los que han perdido su empleo por un despido colectivo u objetivo y cobran prestación o subsidio no tengan ningún interés en suscribir un contrato temporal, porque si lo hacen, cuando el contrato se termine, ya no podrán acogerse a la jubilación a los 61 años y deberán esperar a los 63.

Simplemente kafkiano e insultante para los afectados, porque además este Decretazo se ha aprobado con el cínico encabezamiento de “medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de las personas de mayor edad y promover el envejecimiento activo”.

Todo ello llevó al grupo de la Izquierda Plural a votar en contra de este Decreto Ley y ahora a presentar una Proposición de Ley que esperamos poder debatir pronto en el Congreso.

En esta Proposición de Ley planteamos que pueda acceder a la jubilación a los 61 años todos los que hayan perdido el empleo por causas no imputables al trabajador – por tanto también por finalización de contrato-. Además proponemos unificar los coeficientes reductores para impedir una doble penalización en la cuantía de la pensión. Es una barbaridad que quienes han estado cotizando 40 años, vean reducida su pensión en un 30% por verse obligados a jubilarse anticipadamente. Y establecemos garantías para que quienes están parados y suscriban un contrato temporal no pierdan el derecho a jubilarse anticipadamente al finalizar el contrato.

Estamos convencidos que nuestra propuesta es viable económicamente
, garantiza mejor el equilibrio entre contributividad y solidaridad que debe regir la Seguridad Social pública y acabaría con las muchas injusticias, agravios e irracionalidades que impuso el Decreto Ley 5/2013.