dimarts, 9 de desembre de 2014

¿PLAN PARA LAS FAMILIAS?

¿Resulta creíble el Gobierno Rajoy, cuando anuncia un Plan de ayuda a la familias mientras lleva 3 años recortando derechos laborales y sociales y rechazando las propuestas alternativas de la oposición? La respuesta la dará como siempre la ciudadanía.

Mientras, la Izquierda Plural le recordaremos todas las propuestas que durante esta legislatura hemos presentado para atender personas y familias y que el PP ha rechazado sistemáticamente.

Comenzando por lo que afecta al derecho al empleo. Las ayudas y los subsidios atenúan el impacto de la crisis y la desigualdad, pero la mejor política contra la pobreza es promover el trabajo digno. Las inversiones públicas reiteradamente propuestas por Izquierda Plural en sectores como atención a las personas y medio ambiente podrían jugar un doble papel de promover empleo y abordar retos sociales de primera magnitud.

Trabajo digno es también promover empleo de calidad y para ello debe revertirse la Reforma Laboral de PP y CIU, que se ha demostrado una fábrica de reparto insolidario del empleo vía tiempo parcial y de precariedad vía temporalidad.

En España las personas pueden trabajar y tener ingresos por debajo del umbral de la pobreza. Atender a las familias pasa por acabar con la congelación del salario mínimo. Pero el PP ha rechazado la propuesta de Izquierda Plural de acercar progresivamente el salario mínimo al 60% del salario medio, tal como exige la Carta Social Europea, suscrita por España.

Como la creación de empleo de calidad no llega de un día para otro, atender a las familias supone también garantizar prestaciones dignas para las personas paradas. Hoy, el 43% de los parados, según datos del Servicio Público de Empleo y el 66% según datos EPA, no perciben ninguna prestación. Y de los que cobran, mas de la mitad solo reciben un subsidio asistencial. Todo ello, mientras en los dos últimos ejercicios se ha producido un "ahorro" en prestaciones de desempleo de 8.000 m €.

Para garantizar ingresos mínimos, nuestro grupo propuso hace unas semanas en el Congreso la creación de la Renta Mínima Garantizada de Ciudadanía. Otra vez el PP votó en contra.

Y si el Gobierno Rajoy no quiere ir tan lejos, basta con que se recupere el nivel de protección existente hasta el Decreto Ley 20/2012, donde el Gobierno plasmó los recortes sociales en contrapartida al rescate de la banca. Ese rescate que, según Rajoy, no iban a pagar los ciudadanos.

Especialmente importante sería recuperar el subsidio de mayores de 45 años, parados de larga duración. Y retrotraer los recortes a la prestación y subsidio de desempleo, que han acorralado a los mayores de 50 años. Que pena que el PP haya rechazado en dos ocasiones sendas propuestas de la Izquierda Plural.

Sin necesidad de mirar hacia atrás, hoy el PP tiene la oportunidad de votar la Proposición de Ley de Izquierda Plural para mejorar el acceso a la jubilación anticipada y permitir entre otras cosas que los que han sido despedidos por rescisión de contrato temporal puedan volver a jubilarse anticipadamente a los 61 años y no deban esperar a los 63. Dejar de acorralar sádicamente a los parados mayores es una buena manera de apoyar a la familia.

Como lo es, recuperar el derecho a la revalorización anual de las pensiones que el PP ha hecho desaparecer y que amenaza con condenar a los pensionistas a no tener mas aumento que el 0,25% en las próximas décadas.

No se me ocurre mejor ayuda a las familias que restituir el derecho a las prestaciones de dependencia. Si algo asfixia económica y moralmente a las familias es tener alguna persona dependiente a su cargo y no tener recursos ni institucionales, ni económicos para atenderla. Como saben muy bien las personas que lo sufren estas carencias sociales son corrosivas para la convivencia familiar.

En el orden de prioridades la vivienda ocupa un lugar clave en las políticas de familia. Desgraciadamente el PP ha preferido proteger el mercado hipotecario y por eso hasta en cuatro ocasiones ha rechazado propuestas como una Ley de segunda oportunidad que evite la muerte civil de las personas que han adquirido deudas y no pueden pagarlas. Hoy también el PP tiene la posibilidad de votar a favor de las siete propuestas que nuestro grupo presenta para proteger a los deudores hipotecarios y garantizar de manera efectiva el derecho a la vivienda. Nos gustaría equivocarnos, pero mucho nos tememos que el PP vote de nuevo en contra.

Como en contra votó el PP en el Congreso las propuestas presentadas por Laia Ortiz de ICV-EUIA para abordar la situación de pobreza energética de muchas familias. Eso mientras se descubre que se ha pagado 3.400 millones en exceso a las eléctricas a cargo de los costes de transición a la competencia. O que los usuarios deberán hacerse cargo de los 1.300 m€ del fiasco de Castor.

Garantizar los mínimos vitales en el suministro de agua, luz, gas es otra de nuestras propuestas rechazada por el PP, como la de aplicar el IVA reducido a estos bienes básicos en determinadas circunstancias.

Es cierto que estas propuestas de Izquierda Plural requieren mas recursos fiscales. Pero ello es posible en un país que como España tiene unos ingresos fiscales el 8% del PIB menos que la media de la UE. Lo que significa 80.000 m€ de ingresos fiscales menos cada año.

Sin duda existe margen para obtener más recursos fiscales, pero para ello Rajoy debería acabar con su connivencia con evasores y defraudadores y ahorrarse los regalos fiscales aprobados para rescatar votos y dirigirlos a esas familias en situación de pobreza. El problema es que Rajoy y el PP saben que muchas de esas familias no votan y por tanto no son "su familia"

La lista de propuestas de Izquierda Plural para rescatar personas y atender a las familias es tan larga como la lista de recortes y ataques al bienestar de las familias perpetrado por el Gobierno Rajoy en estos tres años.

Recordarlo es imprescindible para saber el grado de honestidad del PP en su Plan de apoyo a las Familias.

En breve sabremos si estamos ante una enmienda a la totalidad que el PP le hace a la política del Gobierno Rajoy en estos 3 años - no parece probable. O bien estamos ante una nueva campaña de marketing dirigida, no a mejorar las condiciones de vida de la familia, sino a un lavado de cara de Rajoy.

O dicho de otra manera, sabremos si el Plan es de ayuda a las familias o de salvación de "Il capo famiglia".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada